jueves, 24 de mayo de 2012

LA MIRADA DE CELIA


Hoy tengo el placer de compartir con todos vosotros una mirada muy especial, es una mirada de alguien con quien he compartido grandes momentos, alguien que entró en mi vida lentamente sin hacer ruido, por casualidad o no?, una persona que va a seguir estando pase lo que pase y le pese a quien le pese.

La podría presentar de muchas maneras pero me apetecía escribirle un cuento. A mi me encantan los cuentos porque son historias entretenidas que transmiten valores, los cuentos permanecen a pesar del paso de los años, habitualmente terminan con los protagonistas felices comiendo perdices y porque realmente la nuestra es una historia tan bonita que parece sacada de un cuento.

Espero que os guste a todos en general y a la “Sesi” en particular, vamos allá:

“Hace muchos muchos años en un reino junto al mar coincidieron dos bellas doncellas, aparentemente muy distintas la una de la otra. Mientras la primera lucía una larga y lisa melena del color de los rayos del sol (ayy! pinchazo en el corazón) la otra se distinguía por sus rizos color púrpura, la primera no alcanzaba el metro sesenta de estatura mientras que la segunda tenía una medida considerable, la primera se enfrentaba a la vida con la escopeta siempre cargada por si necesitaba hacer uso de su lengua viperina, la segunda no concebía la posibilidad que algunas personas carecieran de bondad.

Un día el jefe de la corte las hizo llamar y les encomendó una entrañable misión, debían proporcionar el máximo bienestar a los viejecillos y viejecillas del lugar para que pudieran permanecer en sus domicilios junto a sus familias el máximo tiempo posible. Para cumplir dicha función se ayudaron de un batallón de eficaces trabajadoras y llamaron a otras damas del reino para compartir esta emocionante misión. Damas que hasta la fecha siempre se habían mostrado agradables y gentiles ante las bellas doncellas.

Las semanas fueron pasando y las doncellas fueron descubriendo que no sólo coincidían en su extremada belleza sino también en su manera de entender la vida, por ese motivo cada vez pasaban más tiempo juntas, reían, hablaban, compartían secretos y así poco a poco entre ellas fue brotando una bonita y sincera amistad.

A medida que su amistad se consolidaba fueron observando con curiosidad un extraño fenómeno que se propagó por el reino, algunas de las gentiles y agradables damas con las que compartían tareas fueron mutando hasta convertirse en seres abominables y monstruosos.

Cada una de ellas mutó de un modo distinto, a una de ellas le salió una espesa y oscura barba que intentaba afeitar al llegar a su morada para ocultarla ante los demás pero era ver a las dos doncellas reír y disfrutar de su amistad y la barba empezaba a crecer y crecer, a otra una noche por arte de magia le crecieron los pechos de una forma tan desmesurada que acabó saliéndole una prominente joroba y necesitó hacer uso de un bastón para poder desplazarse y una tercera empezó a sacar un humo fétido cada vez que abría la boca y pronunciaba una palabra.

El virus se manifestaba de diferente modo en función de la persona afectada pero había un rasgo común en todas ellas. Todas ellas cambiaban el color de su epidermis. Sus pieles se fueron tornando de un tono verdoso pero no un verde esmeralda o un verde aceituna, sino más bien un  verde envidia, pero envidia en letras mayúsculas, para que me entendáis.

Las dos doncellas ante tal fenómeno intentaron socorrer a las damas y corrieron a buscar ayuda. Visitaron al jefe de la corte, a la hechicera del bosque y al presunto sabio que vivía en palacio pero no hubo manera no encontraron solución posible ante tal fenómeno, las glándulas biliares habían segregado tanto líquido verdoso en sus hígados que ya nada se pudo hacer por aquellas damas.

Ante la incompetencia del jefe de la corte y la pasividad de los demás habitantes del reino las bellas doncellas decidieron que la vida era demasiado corta como para malgastarla junto a seres abominables y líderes incompetentes y decidieron empezar una nueva etapa lejos de aquel reino. 

Una mañana de invierno se levantaron al alba se prepararon unos bocatas para el camino, recogieron sus pertenencias y se mudaron de reino y recordaron que la libertad era otro de los valores que compartían”

Y ahora sin más dilación tengo el enorme placer de presentaros la mirada de Celia, realmente os daréis cuenta que valió la pena…

“En mi vida hay personas que han marcado un antes y un después. Yolanda es una de ellas. Llegó para abrir una brecha en un discurso que yo tenía demasiado bien aprendido.Es mi amiga malcriada (porque la malcrío yo). Muchos no lo entendieron, ni lo entienden hoy. No importa, nosotras sí.

Navidades. Entré un su casa. Hola, hola, frio, calor….”tinc un tumor…..al pit….. dolent…."(tengo un tumor…..en el pecho…malo) imagino que mi cara quedó entre el asombro y el dolor, me miró airada, como hace siempre que va a resoplar y me dijo: “Que? Jo que sé…Com es diuen aquestes coses?" (Qué? Yo que sé…Como se dicen estas cosas?) Reímos. Soltamos tensión. La ironía nos ha ayudado mucho en los malos momentos. Ese es uno de nuestros puntos de encuentro. Muchos tampoco lo entienden. No importa, nosotras sí.

A los dos días ya fue oficial el cáncer, la operación, la quimio….”No ploris, eh?" (No llores, eh?Colgué el teléfono, y lloré . Lo siento Yoli, si no lloro me ahogo, ya lo sabes. No lloré de pena, lloré de impotencia. Pasé esos días desesperada pensando en lo que podía hacer. Hacer, para ayudar, para controlar, para luchar….Y de repente un día, cuando dejé de mirarme a mi ombligo y la miré a ella, me di cuenta de que fluía, de que no necesitaba que yo hiciera nada. Porque yo, aunque me pese, no podía hacer nada. Era un tema de ser y estar, no de hacer. Qué gran lección del 2012, de la vida y de Yolanda.

Y así fue como dejé de pensar en el 2012 como el año en que mi mejor amiga iba a tener un cáncer.

A pesar de todo, como ella me conoce, mucho, y cuando digo mucho quiero decir mucho, de vez en cuando me envía a por globos, o me pide que la acompañe al médico….para que yo haga algo, porque sabe que haciendo me siento bien. Muchos tampoco lo entienden. No importa, nosotras sí.

Y cuando me preguntan por ella siempre contesto, “muy bien”, y algunos me miran raro, “pero como  va estar bien si tiene cáncer?”,  y en ese instante me siento afortunada de estar viviendo la enfermedad a través de los ojos de Yolanda y no de los de esas personas, y después concluyo en mis adentros…. es que tú no conoces a los Díaz-Ferrer.

Y así está siendo mi 2012, el año en que mi mejor amiga se inventó todo este festival para conseguir un regalo que hace tiempo que le rondaba por la cabeza……... Muchos tampoco lo entienden. No importa, nosotras sí.”

No sé a vosotros pero a mi me ha encantado, para esta entrada he escogido una canción que bailamos juntas una noche en el Guirigall en uno de nuestros fines de semana en Lles de Cerdanya, a mi no me gusta mucho, pero no importa a ella sí.





28 comentarios:

  1. Lo ha dicho ella: a mala leche no la gano. Que t'estimo molt, que muchas gracias por dejarme HACER algo de nuevo. No lloro, estoy feliz. Amaral y yo no somos intimas pero esa cancion dio mucho de si cuando su chico y yo queriamos convercerla de que la amistad existe y que puede darte mucho. Lo que yo no sabia cuando gritabamos en la pista es que yo tambien tenia mucho que aprender de la amistad.un peto, guapa., Primera entrada! Bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si que fue un gran momento, díselo a mi tímpano, un petonet ceci

      Eliminar
  2. Ahora entiendo por que las demás damas del reino mutaron a monstruos abominables, muchas personas no entienden ni la felicidad, ni el encuentro y mucho menos la alegría compartida.... no importa... nosotras sí ;) Yoli, ya lo sabes, me encanta leerte. Besitos guapa, nos vemos en El Racó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gaby sin duda prefiero mi enfermedad que la suya porque la mia se cura pero la de ellas no!! un beso mi niña

      Eliminar
  3. He leído el cuento y las palabras de Celia. Quisiera poder hacer algún comentario al respecto pero no encuentro palabras. Después de leerlos, no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me he propuesto hacer terapia a través de mi blog y no veas como me estoy limpiando el alma, compartir y comentarlo con todos vosotros es simplemente genial, pero lo importante es que lo que ha quedado de todo eso es una gran amistad que difícilmente dejará de serlo, muchos no lo entienden, nosotras si

      Eliminar
  4. Segurament hi ha molt poques doncelles amb l'amistat q teniu vosaltres... I als envejosos dir-los q l'enveja no pot portar ni porta res de bo. Un peto a totes dues!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doncs tens raó i no vegis com el pica la cabrita perque no era rollo que l'amistat no existeix, que son xorrades, que no aporta res i mira aqui ens tens a les dues fetes unes bledes, bueno la Celia sempre ha sigut una mica bleda ;)

      Eliminar
  5. Simplemente precioso!!!! Tanto el cuento, como el texto de Celia!!
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura!! me alegro que te ha haya gustado, muchos besos

      Eliminar
  6. Un cuento de verdaderas princesas...y aunque siempre habra brujas y monstruo no son invencibles... Yo tambien abri mi blog por el mismo motivo, se convirtio en una puerta mlpor la que dejar escapar los sapos y culebras que crecian dentro de mi cuando supimos que mi padre padecia un cancer de laringe. Por suerte y despues de una dura intervencion, el sigue adelante y mi blog sigue siendo esa puerta abierta donde a veces fluye la creatividad, a veces los sentimientos ...pero es, en todo caso un balsamo... Gracias por compartir este precioso cuento, espero coincidir algun dia contigo en el raco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que coincidimos, me encanta ese lugar y todas las personas que hay en él, como bien dices mi blog se ha convertido en mi mejor terapia junto con el scrap, un saludo y espero que nos veamos

      Eliminar
  7. Yolanda ¡¡¡ això és una amiga com cal... jo si que crec en la amistad i et puc assegurar que hi ha moments que si no fos per les incondicionals aniriem a la deriva (tinc la sort de tenir-ne un parell)... és molt maco tot el que dieu totes dues... m'emociono perqué en moments difícils tindre a la gent que t'estima al costat és molt important. Ets molt afortunada-
    Un petó molt gran¡¡¡
    Rosa Ortiz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doncs, si noia, els moments difícils es recorren millor amb bones amigues, un petó

      Eliminar
  8. Que suerte tener esa amiga, que suerte leerte y leerla. Besos
    Lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Lou soy muy afortunada,es una gran amiga y escribe bastante bien también besos

      Eliminar
  9. uuuufff... creo que hay en muchas cosas que si os entiendo, y creo que los sentimientos que ha descrito de cómo ella ha vivido tu enfermedad son preciosos.
    Enhorambuena por tener esa amistad que es mucho mas fácil de entender de lo que os pensais, quienes no la entienden es que no saben lo que es tener una amiga igual que si fuese una hermana que sabes que va a estar ahí siempre.

    me ha emocionado mucho. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le encantará saberlo, porque le encantan las personas y las emociones y sí una delicia tenerla cerca, una de esas personas que te hacen la vida mucho más fácil

      Eliminar
  10. Sin palabras!!!!! :) Es genial tener una amiga así, como Yoli, como Celia. Vuestra amistad es un gran tesoro princesas! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, con ella tengo esa certeza que no habrá nada que nos separe, un beso Vane

      Eliminar
  11. Compi!! me cuesta poner palabras a lo que me ha sugerido esta lectura! increíble el dúo, vosotras dos montáis un divertido escenario en un momento, me ha encantado cómo trasciende vuestra frescura y cómo habéis conseguido expresar la complicidad con ese juego de palabras de si lo entienden o no y lo poco que importa porque vosotras sí lo entendéis. Me quedo con eso, con lo poco que importa lo demás, los fantasmas, los bichos, cuando la lucha es fuerte y acompañada, cuando tienes el alma repleta de ganas!!

    Un besito reina, gracias a las dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me encanta como resumes la entrada y que te haya llegado el mensaje, un beso compi

      Eliminar
  12. Aysss, Yolanda, yo tengo una de esas miradas.
    Mi niña quierida, mi amiga del alma. (Mariví). El día que la llamé con la noticia, se quedó sin palabras. A la mañana siguiente, la llamada fue para decirme: Dime que lo he soñado, dímelo, que no puede volver a pasar.
    Las dos ya lo pasamos con ella, siendo ella la protagonita, siempre recordamos que lo que más nos unió fue que me esperó una noche en el hospi, a que llegara, para vomitarme la cena. Todavía recuerdo esos espaguetis.
    Yo soy buena amiga,y la quiero mucho, pero tanto, tanto no.


    Yolanda, son las amigas del alma, las que no necesitan esta al lado para sentirlas. Benditas amigas, que están siempre.

    Besos.

    (Y besos para Marivivi, que seguro que mete la naricilla a cotillear qué escribo de ella).

    Ahhh, ¿qué tal con la quimio?, chiquilla, nos queda un suspirín y acabamos. Bueno 4 suspirines.
    Más besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Luna una suerte tener a estas mujeres en nuestras vidas, nos queda ná de ná, esto llega a la recta final (de las quimios claro) muchos besos luna lunera cascabelera

      Eliminar
  13. Siempre que comento lo que significa el amor lo defino de la misma manera: Amar a alguien es a quién darías un riñón sin pestañear. En mi caso LA Celia. Antes de que se me soliviante el personal, remitámonos a la RAE: Amor en su 3ª y 12ª acepción:

    –3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.
    –12. m. pl. Objeto de cariño especial para alguien.

    Tenía 14 años cuando conocí a LA Celia, siempre con el artículo delante, no hay nadie como ella. Hoy tengo 39.

    A través de los años debo haber visto entrar y salir unas 126.367.321.548 amigas en su vida que una a una han quebrado la confianza depositada en ellas, como yo; una a una la han maltratado, como yo; vamos, que una a una la han cagado, como yo. Al llegar Yolanda y su chico pensé –joder, otra ostia en su vida– La alegría de haberme equivocado es inmensa.

    Déjame usar el plural Yolanda: somos tan afortunados de poder compartir nuestra vida con ella, pero tanto, que nadie es capaz de entenderlo y como dice alguien muy especial "ni falta que me importa". Siempre he tenido la sensación de que un ángel me ha protegido, en especial en un pasado oscuro. Ahora sé que ese ángel es muy alto y corpóreo, es LA Celia.

    Dices que usas este blog para hacer terapia, déjame que vuelque un poquito de mí aquí dentro. Nunca olvidaré un fin de semana en que os acompañé a Lles, no recuerdo si fue entonces cuando os conocí o ya venía de antes. Yo recién separado y con la cabeza hecha un cristo. Era veros y disfrutar de vuestra complicidad, camaradería, amistad. Y me dejasteis participar en ese momento, uno de los más delicados de mi vida. Gracias a las dos.

    Volviendo al tema de la entrada, algún día alguien deberá escribir la historia de este ángel en la tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Carlos el blog es mi mejor terapia y estoy encantada que mi gente también lo use para volcar lo que considere oportuno, un beso grande

      Eliminar
  14. Acabo de leer el cuento y se me han saltado las lágrimas, he sentido una gran emoción. Unos minutos después, lo he reeleído, con la mirada de Celia, y he esbozado una gran sonrisa.

    Yoli (si me permmites llamarte así), te conozco algo a través de nuestra común amiga, te envío muchos ánimos y muchísima fuerza. Yo sí entiendo a Celia, y el que no lo entienda es que no conoce el signficado de la verdadera amistad.

    Un abrazo, princesa.

    Gloria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mi me han emocionado tus palabras, muchas gracias por compartirlas, un beso muy fuerte y seguro que teniendo a Celia de amiga en común nos encontraremos en algún momento, un beso

      Eliminar