domingo, 8 de julio de 2012

ESTA NO ES MI PRIMERA VEZ


Esta no es mi primera experiencia con el cáncer, hace unos años me tocó vivirlo de un modo distinto, me tocó sentirlo como hija de.

Mi padre murió de cáncer, pero el suyo no era de mama, creo que al final era de pulmón, y digo creo porque su cáncer fue bastante más cabrón que el mío. Parece ser que cuando se lo diagnosticaron estaba bastante extendido y después de muchas idas y venidas, de un sinfín de pruebas y de un montón de días de incertidumbre decidieron que la cosa empezó por el pulmón, aunque podrían haber elegido cualquier otro órgano porque creo recordar que se los manosearon todos.

Con el cáncer de mi padre pasamos un verdadero calvario, fueron un par de años  marcados por largos periodos de no saber por dónde empezar, por un montón de pruebas bastante dolorosas, por un tratamiento que lo dejó prácticamente KO, de ingresos en el hospital día sí y día también, de semanas enteras en los boxes de urgencias esperando que alguna cama de planta quedara libre, de llamadas a altas horas de la noche para informarme que ingresaban al papa, de salir corriendo del trabajo en más de una ocasión. En definitiva, un par de años viviendo con el corazón en un puño y dando saltos cada vez que sonaba el teléfono.

Mi padre eligió vivir su enfermedad desde la ignorancia, escogió la opción de no saber. A día de hoy todavía tengo dudas de si mi padre sabía que se estaba muriendo pero fingía no saberlo o si realmente no lo supo jamás. Yo prefiero pensar que no se enteró de que lo suyo ya no tenía tratamiento posible porque a veces vivir en la ignorancia nos permite ser un poco más felices.

Recuerdo una anécdota que me sigue poniendo los pelos de punta (es un decir, ya me entendéis): un día en casa de mis padres, mi hermana le decía a mi padre que por qué no iba a alguna excursión con mi madre (sí, lo he de reconocer, a mi madre le encantaba ir a esas excursiones que organizan para jubilados donde los recogen escalonadamente, los llevan a algún pueblo de la costa, los sueltan en un buffet libre, les dan una charla y los devuelven a sus casas con un jamón debajo del brazo o con una garrafa de aceite. Mi padre en cambio las detestaba, no iba jamás) y él contestó que quizás cuando pasara el verano. Esta conversación ocurría en el mes de marzo, apenas unos días antes los médicos nos habían comunicado que el tema pintaba mal, pero mal de verdad y le daban más o menos un mes de vida. Mi padre murió en el mes de abril, este abril hizo nueve años.

Cuando vives el cáncer des de la barrera, cuando el que está en la plaza toreando es alguien a quien quieres te asaltan muchas dudas sobre si estarás actuando correctamente, si estarás dándole lo que necesita. Hoy, nueve años después y habiendo vivido la experiencia del cáncer en primera persona, me doy cuenta de que en realidad es muy sencillo, las personas con cáncer o sin cáncer lo que necesitamos a nuestro alrededor son personas que nos hagan la vida más fácil, personas que nos cojan fuerte de la mano cuando las cosas se ponen feas, personas que respeten nuestros momentos de silencio, personas que de vez en cuando nos recuerden lo guapas que estamos, personas que no nos hagan sentir que somos de otro planeta. Porque como dice mi oncólogo cuando empiezo a bombardearlo con toda una retahíla de preguntas sobre lo que puedo o no puedo hacer, él siempre me responde lo mismo, “Yolanda eres una persona normal”. Yo continúo teniendo mis dudas.

Bueno, pues hoy cierro con Extremoduro porque yo también decidí aprender a hacerme la maleta para poder vivir, esa es mi opción.





17 comentarios:

  1. :) disfruta y bebete un vasito de buen vinito a mi salud :D besotessssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Hola compi,

    cada una de tus entradas me hace sentir lo grande que se está haciendo Gucci, las cosas que está trayendo tu enfermedad son realmente impresionantes, y sí, lo digo así, aunque quede como "claro, como no le ha pasado a ella", ese es un riesgo que asumo para poder decirle a mi compañera que estoy tremendamente orgullosa y emocionada de su actitud, de su grandeza y fuerza y de cómo está colocando tantas cosas dentro que puede ser que estuvieran aún sin terminar de encajar emocionalmente... Te felicito por aprovechar de esta manera esta dura vivencia que te ha tocado vivir y te digo que ADELANTE! que tú te comes esto y todo lo que te dé la gana (también asumo el riesgo de la frase...jee glups).

    Un beso muy fuerte y sigue disfrutando de los productos de mi tierra, te sentarán bien ;)!

    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, pues la verdad es que voy a volver con la mochila muy llena!!!!!!!!

      Eliminar
  3. Yo no estoy de acuerdo con tu oncólogo... eres una persona excepcional que ha sabido sacarle partido a una situación nada agradable y siempre con una sonrisa en la cara. Un besito! Y disfruta del vinito

    ResponderEliminar
  4. Fue mi suegro el que murió de cáncer de pulmón, en abril hizo 8 años. El sabía que lo suyo no tenía solución yo era más optimista. Me parecía imposible que un tío tan grande y tan sano se pudiera morir. Pero se murió. Y nos dejó sin sombra y se llevó nuestro amor y nos dejó una lucha consciente de que iba a ser en vano y nosotros, todos, hicimos lo posible para que su vida fuese normal. No te miento, no quiero vivir el cáncer en primera persona pero de lo que estoy segura es de que lo elegiría a tener que vivirlo de muevo en una tercera como es un hijo. Como va esa escapada al pueblo?
    Besos
    Lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo antes yo que mis princesas

      Eliminar
  5. Hola Yolanda.
    Estoy empezando a pensar que somos almas gemelas.
    Ahora, el 17, hará 3 años que murió mi madre, y adivina de qué?.
    Si, de pulmón. Pero se nos fue en meses.

    ¿Qué tal estás llevando la vida a la normalidad sin quimio?, a mí me está costando un poco, hay días malones que no los he tenido durante el taxol, daremos tiempo al tiempo, a ver si ya vuelvo a ser yo al 100%.

    Besotes mi niña, estrujaditos.


    (Esta vida a veces es un poco perra, ¿¿¿¿verdad????)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Luna a veces la vida nos juega malas pasadas

      Eliminar
  6. Hola Yolanda me ha encantado lo que has escrito como tu sabes mi padre esta ahora luchando por vivir y que duro es todo!!!un besito muy fuerte y disfrutaaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Niña, lucha duro y lucha fuerte que dentro de unos años nos acordaremos de esta experiencia con una sonrisa en los labios

      Eliminar
  7. Hola guapa como te veo y se que te gusta que te escribanjjeje espero que este relato con el tiempo lo puedas cambiar por .... la 2 únicas veces.... un beso princesa nos vemos pronto .

    ResponderEliminar
  8. Me encanta este escrito!lo has explicado muy bien. Eso de no ser la primera vez que lo vives.... no sabia ni la mitad de estas cosas de mi abuelo...
    besitos,
    Claudia

    ResponderEliminar
  9. Hola Yolanda, he empezado a leerte en la entrada de Maruta. Luego me he ido al principio del blog,a enero, a ver qué pasaba......y aquí me tienes. Emocionada, alucinada,....yo no te conozco, pero creo que debes de ser excepcional. Tu modo tan espontáneo, tan de tú a tú de transmitir...no sé, admirada me tienes.

    Un beso {yo te veo guapísima, con melena o sin melena, y las fotos en el bosque con tu familia y los globos, irradian felicidad}

    ana♥

    ResponderEliminar