martes, 20 de noviembre de 2012

EL MUNDO SE VOLVIÓ A PARAR


El otro día se me volvió a parar el mundo. Fui a buscar a Lucia a la salida del cole como cada tarde, mientras merendaba me dijo que le dolía cerca de la oreja. Le miré, le toqué y noté un bulto.

Un escalofrío me recorrió la columna vertebral, las piernas me flaquearon mientras intentaba convencerme de que no sería nada. Llamé a mi chico para avisarle que nos íbamos a urgencias. Volé hasta el coche, la subí a su asiento y le puse el cinturón de seguridad. Yo me senté en el asiento del conductor y como en esos momentos no me podía ver, me permití el lujo de llorar en silencio, por supuesto. Lloraba mientras cantábamos la canción de la castañera que coge castañas de la montaña y las vende en la plaza de la ciudad. Yo cantaba mientras intentaba controlar mi respiración. Mi mente intentaba convencerme que sería una tontería mientras mi pie apretaba el acelerador.

Llegamos a urgencias, por suerte no había nadie esperando y nos atendieron al instante. Mientras desnudaba a Lucia en el box, me acordé de Lou. Pensé en ella y en su Sol. Pensé en Jose y en el pequeño Guzmán y también pensé en como la vida te puede cambiar en un segundo. Sin tener demasiada práctica también recé, no podía dejar ningún cabo suelto. Estando en el box intentaba con todas mis fuerzas desconectarme, pero era imposible. Mi cabeza iba a una velocidad de vértigo.

Vino el médico, me preguntó el motivo de la visita, le expliqué que le había notado un bulto cerca de la oreja y que me había asustado. Le expliqué que en este año yo había superado un cáncer de mama y que tenía el resorte de alarma demasiado sensible. Me tranquilizó que me dijera que era normal, me gusta que me digan que soy normal porque me ayuda a creérmelo.

Mientras el médico la reconocía me resultaba muy complicado controlar el ritmo de mi respiración. Cuando terminó el reconocimiento me dijo que estuviera tranquila que no era nada grave, que era una pequeña obstrucción de algún conducto por falta de salivación. Fue entonces cuando empecé a respirar con normalidad. 

Pautas a seguir: dalsy si le duele y comer montañas de chicle para ayudar a las glándulas salivales.  Evidentemente Lucia está encantada con este médico, dice que a partir de ahora quiere que la atienda siempre ese médico tan majo que le receta su jarabe preferido y comer chicles.

Yo lo pasé fatal, y aunque soy consciente que desde que le noté el bulto hasta saber que era una inflamación sin importancia pasó no más de cuarenta minutos. Os aseguro que fueron los minutos más angustiosos de mi vida.

Creo que nunca lo he comentado pero el día que me dieron mi diagnóstico de cáncer me acuerdo que pensé que era una putada pero que no era un drama. Un drama hubiera sido que eso le pasara a una de mis hijas, eso sí que hubiera sido un verdadero drama. Ese pensamiento me ha acompañado durante todos estos meses y me ha sido de gran utilidad.

Después del episodio que os acabo de relatar, he llegado a la conclusión que no puedo seguir así, necesito volver al mundo real, dónde el cáncer ya no existe, ya se ha ido y no volverá. El mundo en el que un bulto es una simple inflamación y en el que las ojeras únicamente son causadas por el cansancio típico de los viernes. No quiero que el cáncer se adueñe de mí, no puedo seguir dándole ese protagonismo que tanto le gusta. He de cerrar este capítulo, tengo de seguir.


22 comentarios:

  1. Menudo susto te llevaste y menudo susto el que me he llevado yo al ver el título de la entrada... Veo imposible dejarlo de lado pero si mirarlo de otra manera, y seguro que ya lo haces pero todos los días o en momentos así és casi imposible... Lo malo es que nos ocupe todo el día o que entré a saco así de golpe como te pasó el otro día. Busca la "fórmula" y me la pasas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuenta con ello, en cuanto de con la fórmula mágica la patento, pero antes te la paso, un beso Marta

      Eliminar
  2. querida Yolanda, lamentablemente ya solo nos queda convivir con el enemigo... su fantasma va a estar ahí siempre pero hay que saber darle la importancia que tiene, en su justa medida.
    Y aunque no soy madre te entiendo perfectamente que una preocupación así en una persona que quieres mas que a tu vida es un drama dificil de superar aunque quede en un simple susto.

    Animo que hay que celebrar todo, y ahora podemos celebrar lo majo que es el médico que receta chicles!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Ainara, el susto fue tremendo y también muy revelador, voy a intentar convivir con el enemigo sin volverme loca y sin volver locos a los que me rodean, espero conseguirlo, besos y ojala llegue un día que los bultos se curen comiendo chicle;)

      Eliminar
  3. Madre mía Yolanda, que susto. Me alegro de que no sea nada. Por favor cuando descubras como hacer que el cáncer no se apodere de tu vid me dices como, mi Sol está constipado y llevo sin respirar desde el domingo.
    Un beso enorme, mamá cantarina y valiente.

    Lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no puedo soportar que mis peques tosan, es un sonido que me saca de mis casillas, besos

      Eliminar
  4. Carpetazo definitivo! sólo recordar buenos momentos y cosas positivas aprendidas!! Ya sabes q en este sentido no soy la más adecuada en darte consejos. Cada vez q mi madre va al médico me muero de miedo....espero algún día superarlo y encajar la pieza del puzzle cerebral q queda suelta....
    besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, espero que cada vez esté más cerca de ser así, besos

      Eliminar
  5. Los hijos son lo que más nos duelen .. afortunadamente no le ha pasado nada de importancia. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, mis pequeñas son mi talón de Aquiles, besos

      Eliminar
  6. Que t'he de dir que no sàpigues ja?? Doncs res. Quan vaig tenir el meu atac de vertigen lo primer que vaig pensar va ser: no veig bé, m'estan enviant al neuròleg, ara tinc marejos, l'oftalmòleg em va dir que mirava que no tingués un tumor a l'ull,... ja està, tinc un tumor al cap! Vaig entrar en modo pànic, vaig plorar i vaig trucar a la meva infermera (Sta Magda). Al cap de 5 minuts estava més tranquila, havía aconseguit respirar i recapacitar: la gent "normal", la que no ha passat per tot això, també té vertígens, Clara no t'amoinis.

    Parlant-ho amb la meva psicòloga i explicant-li tot plegat, em va dir que és molt difícil eliminar aquest "resorte" d'entrar en modo pànic, però que hem de treballar en respirar, pensar i adonar-nos que no cal tenir aquestes pors. Jo començo a aconseguir-ho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracies Clara, suposo que és un tema amb el que hem d'anar practicant, però estic segura que ho aconseguirem, petons

      Eliminar
  7. Yo no tengo hijos, pero puedo entenderte. La cabeza nos va a jugar malas pasadas de vez en cuando, pero tenemos que saber diferenciar la realidad de los pensamientos imaginarios. Me alegro que todo haya quedado en un susto. El tiempo hará que el miedo tan sólo sea una herramienta de alerta, pero que nos haga pasar tan malos ratos. Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mei yo también quiero pensar eso, besos

      Eliminar
  8. Yolanda, en primer lugar alegrarme porque tu niña está bien.
    Tu sobresalto, pasará, y llegarán otros, igual que llegan las nubes y nos "chafan" el día, pero luego aparece el sol...es la VIDA.
    No tengo la fórmula mágica, pero si te sirve de algo te diré que paralelos a mis días van haciendo camino otros, es como una "película", con sus escenas de risas, de lágrimas... La temporada que "me da" por ir al cine hago lo que tú, comparto con mi gente mis sentimientos, los demás días, sigo aferrada a un motón de ilusiones que yo misma me voy creando, porque muchas de las que tenía no las podré cumplir, y así me he ganado el calificativo de fuerte entre esa gente que confía en mi, y yo no quiero defraudarles.
    Vuelve al mundo real, pero ya, plantando cara como hasta ahora, vuelve al mundo de las tardes en que regresan del cole contando "cositas", al mundo de : suben los precios, qué me pongo para la cena de amigas...y cuando llegue el momento en que de nuevo te flaqueen las piernas, agarrate con fuerza ... a la VIDA y "tira palante".
    Perdona por este "rollazo", pero en la distancia ya te siento cerca, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta el "rollazo", me gusta que lo compartas conmigo, gracias

      Eliminar
  9. Yolanda, me alegro enormemente que lo de Lucía no sea nada.
    Adelante, siempre adelante!!!!!! te envío un fuerte abrazo.
    Besitos de chocolate para las dos. Muack.

    MariCruz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, y sí con chocolate todo se ve de otra manera, besitos

      Eliminar
  10. Hola yolanda. Acabo de toparme con tu blog y me ha atraido especialmente, pero al llegar a esta entrada me he emocionado tanto que he sentido la necesidad de dejarte un comentario. Suscribo cada palabra que dices, yo tambien me he repetido que en mis hijos hubiera sido demoledor, pero que yo iba a poder con ello.Ademas, es lo que trato de hacer dia a dia, salir del cancer. Me ha gustado como expresas tu necesidad de olvidarte de esto porque es justamente lo que siento yo. Hace 6 meses que me diagnosticaron un cancer de mama y recientemente he acabado con el tratamiento. Ahora siento un gran avismo, ?que va a ser lo siguiente?. De cualquier manera, sea como sea, tengo claro que quiero vivir libre y no que el cancer viva en mi.
    Muchas gracias por tu blog y un abrazo muy fuerte




    muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tania muchas gracias por tu comentario, gracias por leerme y por compartir conmigo tu experiencia, besos y ya sabes seguimos en contacto

      Eliminar